Primer año de matrimonio: el reto a superar

La vida en pareja es el primer paso para esta importante decisión. Todos hablan de lo difícil que es ser mamá, pero nadie habla de lo difícil que es la vida cuando recién te casas. Tienes que acostumbrarte a ver a esa persona todos los días, conocer aún más sus rutinas y saber a fondo lo que le gusta o disgusta a tu pareja.

Resolver desacuerdos
Los desacuerdos son naturales, pero si estos no se manejan de forma adecuada los resentimientos se pueden acumular. Un acuerdo sensato, si es que ambos son naturalmente exaltados, es darse el tiempo para calmarse y hablar de ello más tarde. Debes estar dispuesto a pedir perdón cuando te equivocas y a respetar las opiniones del otro.

Gastar y ahorrar
Es mejor mantener sus propias cuentas bancarias y tal vez tener una cuenta en conjunto para cubrir los gastos del hogar, tiempo de ocio y vacaciones. Hablen cada mes sobre las finanzas y asegúrense de estar al día con todas las cuentas.

Compartir las tareas
Quién hace qué en la casa puede ser una importante fuente de conflictos. Dividan las tareas y vayan intercalado las responsabilidades menos agradables.

Hacer tiempo para estar juntos
Hablar y desarrollar cercanía emocional es vital para mantener una relación viva. Hay que mantener viva la pasión y seguir comportándose como adolescentes en el sexo, eso no debería cambiar por nada del mundo.

Compartir con los suegros
Sí, quizás no te agradan demasiado, pero puede que tus padres tampoco sean magníficos. Esta es tu nueva familia y no debe haber nadie tratando de comentar cosas de mala manera. Equilibrio es la palabra.

Mantener vivo el amor y divertirse
Es importante hacer cosas juntos, pero también tener algo de tiempo para ti y tus amistades. Recuerda disfrutar y mantener tu vida, pero también expresarle a tu pareja cuánto lo quieres o la quieres. Las palabras lindas no se dicen solo durante el sexo. ¿Por algo nos casamos, no crees?

Encuentre más consejos sobre la relación en clickdate.es.